Publicado el: Vie, nov 25th, 2016

Cinco décadas de instituciones perdidas

luciano-filpo1Por Luciano Filpo

El 20 de diciembre de 1962 se celebraron las primeras elecciones libres en la época pos trujillista. Este fue un proceso transparente, límpido y sin la necesidad de supe funcionarios e instrumentos tecnológicos, pero se vivía una época de profundas transformaciones en el área de caribe.

La Revolución Cubana de 1959, produjo una catarsis de fuerzas, corrientes y contrataciones en la zona del caribe. Venezuela se había democratizado, Colombia había salido de Rojas Pinillas, Dominicana había salido de Trujillo. Kennedy envía a Cuba la invasión de Bahía de Cochinos. La OEA, instrumento diplomático al servicio de Estados Unidos había impuesto aislamiento diplomático a Cuba y República Dominicana. Todos los gobiernos lacayos se plegaron a la orden del Tío Sam, excepto México. El país azteca no rompió relaciones con Cuba.

En el marco de la guerra Fría, se procuró desde la URSS aprovechar las diferencias entre cuba y Estados Unidos, y establecer a 90 millas una base de misiles de corto y mediano alcance. Estados Unidos descubrió el fenómeno y se opuso de forma radical. Esto fue denominado como crisis de los misiles en 1962. Las crispaciones no llegaron al enfrentamiento. Kennedy y Jruchot negociaron la salida pacífica a la situación. El fenómeno quedo en una crisis internacional.

En noviembre de 1963 el presidente de EEUU es asesinado, se cree por el establishment u orden establecido. Mientras tanto las influencias de la joven revolución castrista se esparcían por todo el caribe y América Latina. En Rep. Dom. Se salió de la tiranía, se apostó a la destrujillizacion, se impuso la movilización social y el país se encamino a un efímero proceso de democratización política con Juan Bosch. El líder liberal y demócrata apuesta a las clases populares, a la dignificación del obrero y el campesino, pero la rancia oligarquía y grupos conservadores, en contubernio con la embajada norteamericana dan la asonada golpista en septiembre de 1963.

El país fue sometido a la represión, la persecución y la tortura. También en noviembre de 1963 el gran Manolo Tavarez organiza un movimiento guerrillero que se interna en Manaclas, pero sin éxito. En diciembre del mismo año, Tavarez y parte de sus compañeros fueron ejecutados de forma sumaria.

El pueblo en armas echo del poder al gobierno de Facto pero el Tío Sam, no estaba en disposición de soportar en el caribe otro régimen democrático a la cubana y en 1965, los marines yanquis toman y mancillan la patria de Duarte. El proceso político dominicano parece retornar cada cierto tiempo a sus orígenes. Los sueños y aspiraciones políticas del pueblo se desplazan de forma circular. Un mal gobierno es relevado por otro que crea expectativas, pero que al final no hace la diferencia. La corrupción, peculado, fragilidad institucional.

Las instituciones políticas y sociales del país padecen el personalismo, el protagonismo de líderes insulares, ambiciosas. El proceso democrático y de construcción de ciudadanía ha sido tortuoso en el país. Aquí se vive reescribiendo la tesis de Lenin “Un paso adelante y dos pasos atrás”. La cultura caudillista ha sentado la pauta tanto en las instituciones sociales como en las instituciones políticas están individuos que se creen imprescindibles.

En la junta de vecinos, el grupo de presión, el club deportivo, el congreso, la justicia, la junta central electoral. En cada espacio de poder se aposenta un imprescindible, ambicioso, calculador y manipulador de las ansias sociales y del progreso institucional. Estos últimos cincuenta años de vida política en la Rep. Dom. han estado cargados de autoritarismo, impunidad y destrucción de las instituciones, como de la práctica política.

La década perdida (1980-89) marco el inicio de una etapa de descomposición del movimiento social, sindicalistas cazadores de prebendas, líderes que negocian el futuro de sus grupos. Los grandes cambios de la sociedad postindustrial empiezan a llegar aquí y a incidir en la cosmovisión del mundo que tiene la gente. Desaparecen los principios y se aposentan los intereses personales.

Desde los procesos políticos de 1990 y 1994 donde se evidencian los fraudes y manipulaciones que se orquestan desde la junta central electoral a favor de un partido y candidato contra las aspiraciones de otros que disfrutaban del apoyo popular, pero que grupos oligárquicos y cofradías retardatarias, lo objetaban. Las juntas electorales presididas por Froilán Tavarez y Manuel García Lizardo en 1990 y 1994 apadrinaron procesos electorales fraudulentos. Desde 1996 y el año 2000 se celebran eventos transparentes.

En este país no se resiste la transparencia, se vive del desorden y el caos. Se pesca en rio revuelto. Los procesos se han viciado, la población se ha desmovilizado, las grandes franjas de ignorantes viven del parasitismo. Intelectuales y plumíferos empeñan sus pensamientos y sus acciones con la descomposición política. La vida ciudadana se ha hecho pasiva un grupo político, ha asaltado el poder y las instituciones, bajo el subterfugio del legalismo.

Las instituciones se han arrabalizado y cada cierto tiempo se hace una pasarela para encontrar un hombre honesto, pero se termina imponiendo un corrupto o cuestionando por malversación. La impunidad ha sido una patente que ha degradado la sociedad. Hay que construir procesos de ciudadanía y democracia.

El autor es Dr. en educación.

Sobre El Autor

- Estudiante de término de Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.