Publicado el: jue, Jun 29th, 2017

Día del maestro

luciano-filpo1Por Luciano Filpo

Una vez más se conmemora el día del maestro, el profesional de la enseñanza que se involucra con todos los grupos sociales, con la diversidad cultural, con las relaciones de poder en el aula, con la discapacidad, con los alumnos con situaciones especiales… históricamente el papel del maestro ha sido relegado a un plano poco importante, desde sus orígenes era visto como un conductor de los niños. Educar es un acto de redimir, levantar conciencia, respetar y tolerar lo diverso, encarar el adoctrinamiento y forjar un sujeto crítico, amplio y diverso. La presente coyuntura es muy heterogénea y diversa, la sociedad ha experimentado cambios meteóricos… la escuela y los educadores parecen quedarse rezagados. Hace décadas se hablaba de desescolarización así como de educación prohibida. Parece no haber correspondencia entre escuela y la sociedad. Para el especialista Ken Robinson la educación debe promover la creatividad y la innovación en los alumnos. Según este teórico de la educación, la escuela sigue anclada en el esquema social de la sociedad industrial, se prosigue la formación de hombres y mujeres para conseguir un empleo, para aprender un oficio, una habilidad laboral. La sociedad postindustrial ha dado múltiples cambios, ha superado la vieja contradicción obrero-patronal, articulado nuevos movimientos sociales, la forma relampagueante de la comunicación y de los procesos dejan al público atónito, no hay espacio para el asombro, el ser humano ha variado sus estilos de vida, los valores se han transformado, hoy importa lo utilitario, pragmático e individualista, consumista y masificado. Frente a este panorama se yergue el maestro, el ser humano y profesional denigrado, ultrajado, vilipendiado, acusado por todos, parece estar acogotado. Los cambios conductuales que produce la sociedad en los jóvenes, muchas veces atribuyen la culpa al maestro y a la familia. Debido a los cambios políticos y sociales que se daban en los años ochenta, el nobel de literatura Octavio Paz, escribe “Tiempo nublado”. Hacía referencia a la transición de las ideas políticas que se daba en Europa oriental, Rusia, China y en América Latina, la cual vivía la llamada década perdida. J. Habermas teórico critico- neo marxista también observa la transición que se da en el mundo, el valor del discurso y de la ética del mismo. Se ponían en marcha nuevos enfoques pedagógicos, emergía el neoliberalismo y su consigna de privatizar la educación, pero también esto implica reorientar la enseñanza desde enfoques netamente humanistas hacia enfoques pedagógicos por competencias, el cual da prioridad a las habilidades técnicas. Marginando la formación ciudadana y los asuntos existenciales del presente. Recientemente Vargas llosa escribió acerca de “La sociedad del espectáculo” para referirse al presente engranaje social donde lo informal y publicitario es más importante que la calidad del mensaje. Refiriéndose a esta coyuntura de la sociedad postindustrial, G. Vattimo sostiene que se está ante la sociedad del pensamiento débil, de la volatilidad de las ideas y los principios, donde todo se acelera y desaparece la certeza así como el gran relato. Es con este entorno que se enfrenta el educador, adverso, lleno de incertidumbres y sin un horizonte claro hacia dónde ir. El educador de hoy se ve ante el reto de lidiar con alumnos hiperconectados, con una búsqueda continua por el conocimiento de los derechos individuales y colectivos. ´por su parte, desde una sociología comprensiva, Z. Bauman analiza la sociedad actual como un entorno sitiado, amenazado por el individualismo, el consumismo, la ausencia de formar; para este autor se deben actualizar los métodos y estrategias para la comprensión de la sociedad y de la realidad de la educación… muy bien sostiene Sartori que esta es la sociedad teledirigida y pensada desde los gabinetes y las estaciones televisivas. Por su parte A. Touraine, sostiene que el maestro no es el responsable del descalabro de la educación y los sistemas educativos, sino que el Estado y las sociedades son quienes promueven las políticas educativas y las inversiones sociales que se focalizan hacia la educación. Ser maestro en la actualidad es un desafío que conlleva enfrentar escaso reconocimiento social, necesidad de priorizar la creatividad y la innovación, promover la tolerancia y el respeto por la diversidad. La sociedad actual reclama de pedagogos con habilidades para formar hombres y mujeres emancipados a la vez que se coadyuva a producir los conocimientos para la emancipación del sujeto. El maestro tiene múltiples retos y desafíos en un entorno donde la anarquía desafía las reglas y la tradición no obstante todo ello el maestro es un ente revolucionario, capaz de impugnar las tradiciones y los esquemas teoréticos, pero no es menos cierto que los cambios actuales reclaman un profesional de la educación capaz de actualizarse, de propiciar el trabajo colaborativo así como transformar la enseñanza en un acto de emancipación social y de descolonización del pensamiento.

El autor es Dr. en educación.

Sobre El Autor

- Lic. en Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo
4 Comentarios
Danos tu opinión
  1. Hiya! Quick question that’s entirely off topic. Do you know how to make your site mobile
    friendly? My site looks weird when browsing from my iphone 4.
    I’m trying to find a theme or plugin that might be able to fix this issue.
    If you have any suggestions, please share. Appreciate it!

  2. viagra 100mg dice:

    buy viagra rite aid
    viagra 100mg
    viagra sale point pakistan

  3. buy cialis professional uk
    generic cialis 20mg
    buy viagra cialis line

  4. Wow, this paragraph is fastidious, my younger sister is analyzing such things, so I am going
    to tell her.

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.