Publicado el: Jue, Dic 15th, 2016

Entre competencias y capacidades

luciano-filpo1Por Luciano Filpo

Una vez más los foros internacionales que miden y valoran el comportamiento de los países y regímenes frente a la educación evidencian que el sistema educativo dominicano presenta fuertes falencias, las cuales se traducen en bajos niveles de comprensión en lectoescritura, escaso razonamiento lógico-matemático, precaria formación en el ámbito de la ciencia. La formación cultural y el comportamiento ciudadano no se valoran en estos estudios, pero hoy es una faceta que se debe tomar en cuenta. La corrupción, impunidad, el caos en el tránsito, manejo inadecuado de la naturaleza y sus recursos son elementos que se deben observar. Estos reflejan niveles de conciencia, valoración por la vida, la convivencia, tolerancia y respeto a la diversidad.

En las últimas tres décadas, en el entorno internacional se ha mostrado una obsesión por la calidad así como esfuerzos continuos por universalizar e internacionalizar la educación. La UNESCO ha sido el organismo internacional que ha encabezado las tendencias que procuran introducir cambios en la educación. Jimeno Sacristán y otros autores hicieron especial énfasis en promover un proceso de educación crítica y holística, orientada a encontrar espacio de formación y construcción del conocimiento inspirado en la calidad y las habilidades. Organismos como el Banco Mundial y el Banco Interamericano De Desarrollo han promovido programas de financiamiento encaminados a introducir mejoras en los sistemas educativos.

Las últimas décadas del siglo XX fueron el periodo en que se promovió la búsqueda de la calidad y la eficacia, como condiciones Sine qua non del proceso educativo. Estas orientaciones pedagógicas se corresponden con la entrada en escena de una visión neoliberal de la economía, la cultura y la educación. En este marco se aboga por la desregularización de los servicios, por la apertura de los mercados, la reducción de la función pública, la privatización de todo.

Salud y educación son vistos como dos nuevos nichos de mercado y ganancia. En ese marco aparecen las AFP y ARS, dos entidades parasitarias y usureras encargadas de escamotear los ahorros de los trabajadores y convertir la asistencia de salud en una mercancía inalcanzable. La industria farmacéutica se erige en la sepulturera de la salud de las clases bajas y media. La escuela es vista como una empresa que debe aportar dividendo, la misma debe ser eficaz, tiene que romper la masificación, debe aportar un producto esperado por el mercado. Dentro de esta visión predomina el saber técnico sobre la formación humanista. Según Roosevelt Montas, el saber técnico no tiene respuesta a los problemas sociales y políticos del mundo contemporáneo.

No cabe duda, que el modelo pedagógico fundamentado en competencias pone especial énfasis en las destrezas y habilidades para desarrollar tareas y oficios de la vida cotidiana, pero no se ha visto con certeza la formación ciudadana del individuo. Desde las competencias no se ha tratado como proceder ante la avalancha del consumo, como operar frente a la sociedad de la información, en la cual, las personas se hallan atrapadas en el frenesí de las redes sociales.

Se han roto los vínculos societales, se profundiza el individualismo. Cada una pretende aferrarse a su zona de confort, pero se ha perdido la privacidad; se es más individualista, pero menos privado. El proyecto Tuning fue una iniciativa donde los países europeos ponen en marcha la discusión de un modelo educativo fundamentado en competencias. Allí se puso de relieve, que la principal aspiración del mundo empresarial es que los profesionales muestren competencias y habilidades técnicas, para encarar los desafíos y retos de las empresas. La parte ética, moral y ciudadana es relajada a un plano secundario. Esto se corresponde con una crisis de las humanidades, una valoración cada vez más cuestionada de la condición humana y su existencia. Esta dimensión es muy cuestionada; como establece. Z. Bauman se está ante la sociedad liquidada, sin forma, donde la ética se ha relativizado de tal forma, que permite justificarlo todo.

La ética posmoderna deja de lado lo formal y se ampara en un discurso basado en la tolerancia y el respeto por lo diverso. Chonsky está hablando de deseducación para referirse a ese proceso de cuestionamiento a viejas y nuevas prácticas que instrumentalizan la formación. También se habla de la posibilidad de desaprender como mecanismos de cambio y adaptación. Griroux propone la formación de sujeto crítico, libre, innovador, solidario, pero a su vez intelectual, capaz de cuestionar la praxis, el curriculu, los textos, las estrategias y los resultados mismos. Freire fue uno de los más fervientes defensores de la promoción de una pedagogía de la autonomía y de la acción. En Rep. Dom. Se han importado modelos, no ha habido el consenso suficiente y se han establecido como panacea o solución.

Al final del camino se cosechan resultados pocos esperados, pero reales. Las reformas educativas deben ser colegiadas, discutidas, consensuadas, teorizadas y administradas de forma gradual no pueden ser un mecanismo para encontrar financiamiento. Al margen de los resultados, los organismos financieros internacionales tienen mucha incidencia en la asunción de políticas globales. El ministerio de educación ha asumido el modelo de competencia o capacidades y las universidades han asumido esta propuesta y discurso, como la alternativa que contribuiría a revertir los precarios resultados del proceso educativo en RD. Hay que seguir la reflexión y la discusión en torno al discurso y estrategia pedagógica de las competencias.

El autor es Dr. En educación.

Sobre El Autor

- Estudiante de término de Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.