Publicado el: mié, Ago 30th, 2017

“Lo único que le suplico que me diga dónde está el cuerpo de mi hija”, dice madre de Emely

201708301249521“Yo lo único que le suplico que me diga dónde está el cuerpo de mi hija”, son las palabras de una madre que tiene roto su corazón. No tiene esperanza y lo único que la puede tranquilizar es enterrar a su niña.

Esa es la súplica de Adalgisa Polanco, la madre de la adolescente embarazada Emely Peguero que hoy tiene una semana desaparecida.

“No hay esperanza, ya sabemos que está muerta. Y él (Marlon Martínez) que por favor diga dónde la tiró. Es lo único que le pido, que ya no me haga sufrir más. Ya me la mató”, expresa con una voz seca de tanto llanto al programa radia El Sol de la Mañana.

A pesar de que el principal sospechoso del crimen y padre de la criatura que Emely llevaba en su vientre, Marlon Martínez, no ha admitido el delito, Polanco está convencida de que él es el responsable.

Afirma que el cadáver de su hija se ha tratado de ocultar, por lo que ruega le sea entregado.

“Yo lo único que le suplico que me diga dónde está el cuerpo de mi hija… Él es un psicópata”, pide.

El martes, el encargado de seguridad del residencial donde vive Marlon, Kelvin Jiménez, asegura que vio cuando el joven, sacó dentro de un saco, el cuerpo de la adolescente de su vivienda.

La niña tiene hoy 8 días de desaparecida y hasta el momento no se conoce de su paradero. Ayer salieron a buscarla compañeros de clases, policías y dirigentes comunitarios, en un operativo que peinó las provincias de Duarte y de Hermanas Mirabal.

Sobre El Autor

- Lic. en Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo
1 Comentario
Danos tu opinión
  1. My partner and I stumbled over here coming from a different web address and thought I may as well check things out.
    I like what I see so now i’m following you. Look forward
    to looking into your web page for a second time.

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.