Publicado el: mar, May 15th, 2018

Mujer también golpeaba a esposo y sus hijas

Las huellas de violencia física y psicológica hacia un esposo y sus dos hijas caracterizan la vivienda donde reside la mujer haitiana que golpeó ayer de forma brutal a su hija de cinco años, a plena luz del día, y a la vista de todos los vecinos.

Según narran moradores del sector Arroyo Bonito, Jean Renel, esposo de Yolanda Daveliz, ha sido víctima de estos constantes abusos por parte de la mujer. En este hogar, los insultos, golpes, agresiones con utensilios y amenazas con cuchillos han sido los actos de maltrato que ha recibido el padre de las niñas.

A pesar de la situación por la que atraviesa Jean, no ha sido capaz de defenderse por temor a terminar en prisión. Por esto, ha preferido aguantar todas las agresiones físicas por parte de su pareja, según han notificado sus vecinos, quienes todavía están consternados por la situación.

Rosanna Moreta, propietaria de la vivienda donde reside la familia, contó que desde el día en que pisaron la casa de block y zinc que les alquiló, la mujer tenía por costumbre maltratar a cada integrante del hogar.

“Desde los siete meses que tienen ahí, ella es brutal con sus niñas. Les pega mucho. El maltrato físico y con palabras es normal en esa mujer”, dijo Moreta.

La propietaria, cansada de esta situación, dijo que hace dos meses habló con el esposo de Daveliz para notificarle que si la situación continuaba iban a tener que entregarle su casa.

Las advertencias por parte de los vecinos se hacían notar regularmente. Revelaron que amenazaban a la señora con denunciarla con las autoridades de la Policía Nacional y el Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI). Sin tener resultado, ella continuaba haciendo de su casa un infierno para sus esposo e hijas.

“Vecina auxilio, huye vecina, huye, me van a dar”, eran las palabras que diariamente escuchaban de la menor. Los gritos de desesperación y angustia se escuchaban diariamente en el hogar, donde la niña, de año y medio de edad, también gritaba de dolor.

Los moradores continúan buscando respuestas a este acto tan inhumano por parte de una “madre”. Al respecto, dicen no encontrar motivos a estos maltratos. Para ellos, quienes ven a diario a Jean Renel levantarse a trabajar para buscar el pan de cada día, indican que los alimentos no hacen falta en el domicilio.

Otros consideran que la mujer puede padecer de alguna condición psicología de especial atención. Una de las vecinas reveló que en los últimos días la habían visto sentarse en una silla en la puerta de su casa, a plena luz del día, donde los rayos del sol le llegaban de forma abrumadora a su cuerpo. Observaban como permanecía sentada, pensativa, durante horas. Entre lágrimas hablaba otra moradora, Victoria de Jesús, quien es madre y abuela de 12 nietos. Relató que en una ocasión le pidió a la madre que le entregase la niña para criarla, pero al no tener documentos desistió porque no quería tener problemas con las autoridades.

“Me partió el alma”
“Ella me dijo que me la llevara, pero no tenía papeles. Eso me partió el alma, yo quería tenerla conmigo”, dijo De Jesús.

Para Victoria, Yolanda Daveliz, quien presuntamente está embarazada de tres meses, no merece se le considere una madre.

Por otra parte, María García narró que hace semanas evidenció otro acto de abuso, cuando la señora agarró a la niña de cinco años y la llevó a una casa donde la encerró y golpeó con todos los utensilios que encontró en ese lugar. Ante esta situación, solo decía que la niña “era muy cabezuda”.

Un video donde se veía a la madre golpear brutalmente a la hija hizo público este caso.

Sobre El Autor

- Lic. en Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.