Publicado el: vie, Ago 3rd, 2018

Panorama Educativo – El campo estancado

Por Luciano Filpo

Hasta mediados del siglo XX, el país era de predominio rural, las personas vivían dispersas en áreas campesinas. Para 1960, en términos absolutos habían 3.5 millones de habitantes, el 70% vivía en el campo y el resto en zonas urbanas. La esperanza de vida oscilaba por los 50 años. Después de la muerte de Trujillo se iniciaron procesos económicos y migratorios que transformaron la realidad Dominicana. Según el sacerdote jesuita Jorge Cela desde el gobierno de los 12 años de Balaguer 66-78, se implementó un modelo de inversión macro cefálico, políticas de inversión pública concentradas en Santo Domingo y Santiago, los otros lugares se deprimen y generan un gran Éxodo rural hacia la zona urbana sin procedente, está en migración rural-urbana será paulatina, Pero continua y aún se mantiene. Es pertinente destacar que es una tendencia universal migrar desde los campos hacia las ciudades. En los llamados países desarrollados más del 80% de la población vive en espacios urbanos o transformados por el hombre. Es República Dominicana se estima que el 69% vive o en zonas urbanas Mientras que el 31% vive en zonas rurales.

Para Samir Amín economista de origen egipcio el comercio desigual es un factor que profundiza la pobreza en el llamado tercer mundo o mundo en vías de desarrollo. Entre países ricos y pobres se produce un comercio desigual porque el primer mundo exporta tecnología y el tercer mundo exporta materia prima. La Brecha de la desigualdad se ha ido ampliando con el paso de los años así lo consigna Joseph Stiglitz, tanto en el precio de la desigualdad como el malestar en la globalización. El modelo de economía global no ha reducido la pobreza y la desigualdad por el contrario lo ha profundizado. La evolución histórica de la producción en la economía dominicana se ha caracterizado por los monocultivos en regiones: en el este azúcar y ganado en zonas montañosas café y cacao, arroz en zonas bajas y fluviales, maíz y maní en áreas propicias para clima de sabana. El país ha dejado de ser autosuficiente ha cambiado lo que la FAO denomina soberanía alimentaria. El modelo de producción basado en la visión neoliberal cuestiona los ineficientes esquemas agroexportadores de los países latinoamericanos, estos aparatos agroexportadores requerían de políticas proteccionistas o facilidades estatales para aumentar las ganancias. Aun muchos productores Criollos no han hecho los procesos de reconversión y procuran leyes y exenciones Fiscales favorables a su ineficiencia y poca competitividad en el mercado.

Desde los años setenta del siglo XX (1970…) Las zonas Rurales del país se convierten en zonas adversas al hábitat de la población: poca inversión pública y Privada, servicios sociales inexistentes, ausencia de políticas de comercio justo, el papel deletéreo de la usura en los márgenes de ganancias de los intermediarios. El productor agrícola local aparte de ser ineficiente tampoco ha contado con políticas de comercio honestas y competitivas; algunos funcionarios acogiéndose a políticas neoliberales, pero procurando competencia desleal y generación de ganancias espurias facilitan importaciones que terminan quebrando a los productores locales. Aquí quebraron los productores de ajo, habichuelas, cebolla, los productores de leche se tambalea, los mecanismos de generar equilibrio en los mercados se ven entorpecidos con las importaciones fantasmas que continuamente se hacen y que contribuyen a la quiebra e ineficiencia de los productores locales.

Para la década de los 80 se produjo la quiebra del aparato agroexportador dominicano: el azúcar, el café, el maíz, el cacao y el arroz. El azúcar había sido la espina dorsal de la economía, pero el cambio de modelo económico nos convirtió en ineficiente e insuficiente. La industria azucarera local sólo producía materia prima, esta no se diversificó y padeció los embates neoliberales favorables a la privatización y desarticulación. El consejo estatal del azúcar (CEA) se convirtió en una piñata de los políticos, se repartieron las estructuras metálicas, las tierras del Estado han sido pilladas; se dejó de producir maíz y maní para importarlos, de forma cíclica hay insuficiencia en la producción y comercialización del arroz. El café y el cacao se cayeron en la producción, bajando a niveles ridículos. Para la década en cuestión llamada perdida, se promueve una economía de servicio basada en zonas francas, turismo, comercio, finanzas y remesas. Esto aprovechó la llamada (ICC) iniciativa Reagan para la Cuenca del Caribe que facilitaba la producción textil, para ser llevada al mercado norteamericano. Para la misma época se fomenta una agricultura de postre basada en la producción de pequeños rubros: mangos, piñas, lechosa, sandía, sábila, aguacate y otros cítricos. Este renglón ha crecido, pero las ganancias son tímidas. El campo dominicano ha sido impactado negativamente por las políticas neoliberales, los volúmenes de exportaciones se han reducido y no somos competitivos con economía similares a la dominicana. El abandono del campo, la ausencia de políticas públicas focalizadas hacia el campo, la deficiencia del crédito entre productores así como la ausencia de políticas de comercio justo ha deprimido el campo, han profundizado su miseria y han contribuido al Éxodo migratorio de la zona rural. No somos partidarios de que la población se concentré en áreas rurales, pero si se produjeran condiciones más amigables El Éxodo fuera menor. El campo necesita tecnología, crédito, políticas sociales que garanticen agua, luz, educación, salud y recreación para sus habitantes. No basta la política de saltar charquitos, hacen falta iniciativas que impacten las áreas Rurales y hagan más eficientes y prósperas aquellos que se dedican a labrar la tierra y garantizar la soberanía alimentaria. Un país de vocación agrícola debe explotar sus recursos y aprovechar los mercados locales y globales de forma eficiente. Sólo produciendo de forma eficiente se supera el estanque en que está inmersa la economía rural en República Dominicana la cual según el economista Pavel Isa Contreras tiene 10 años estancada o generando volúmenes insuficientes para competir con otros mercados equivalentes al nuestro.

El autor es Dr. en Educación.

Sobre El Autor

- Lic. en Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.