Publicado el: vie, Feb 16th, 2018

Panorama educativo – La cosificación del amor y la amistad

Por Luciano Filpo
Según el escritor coreano-alemán Byung-Chul Han la sociedad contemporánea con su preocupación continua por convertir el producto del trabajo y las relaciones sociales, ha convertido la amistad en una mercancía una cosa que puede tener valor de uso y valor de cambio en el mercado. También la vocación rentista ha focalizado la amistad hacia la parte más íntima y sentimental del sujeto, lo erótico. Para el autor mencionado se está ante la agonía de Eros. El cuerpo de la mujer ha sido promovido como simple mercancía o como un tótems o señuelo que seduce a todo ser desprevenido. Sólo hay amor en la intimidad, sólo lo erótico es capaz de generar sensibilidad atracción y acercamiento. Entre los antiguos griegos Eros era El Dios del amor quién despertaba Las Musas del hombre sensible para expresar y manifestar a los demás su atracción proximidad y afecto, pero particularmente del hombre hacia la mujer. La sociedad de consumo ha desacralizado la intimidad, ha vulnerado la pasión y la conciencia humana. La influencia continua en exhibir la mujer y su silueta como centro de atención, la histórica trata de blancas desde las más ancestrales y remotos tiempos así como las viejas culturas patriarcales erigidas en sociedades occidentales y orientales donde las mujeres han sido reducidas al mero objeto de placer sexual, todo se ha sumado porque dentro del capitalismo, sistema ajeno a la dignidad humana y la construcción de un sujeto integro más que a la búsqueda de lucro, ganancia o beneficio se ha contribuido a explotar la lascivia la lujuria y el morbo entre los seres humanos. Lo erótico ha pasado de lo privado a lo público, de lo que podría ser un mero cortejo nupcial a una obsesión entre los seres humanos. Los medios de comunicación de hoy tienen un trasfondo en ese sentido, la propaganda, comercialización e intercambio de bienes y servicios son acompañados con una silueta femenina o con alguna de sus partes ya sea glúteos, senos sensuales, boca extravagante. Desde los medios y el arte contemporáneo existen inclinaciones a pregonar lo erótico y porno en lo humano, y algo que pudo ser natural se transforma en desenfreno, arranque, pasión, impulso. Lo sexual como una necesidad la para reproducción y continuidad de la especie ha pasado a la parte hedonista de los humanos. La Búsqueda del placer continua y con ello la aproximación a una visión aberrante del sexo. La pasión, placer y el desenfreno lo han permeado todo, el aceleramiento de la sociedad contemporánea por convertir el sexo en un tabú temprano, para desafiar la curiosidad, la diversidad de materiales orientados a crear confusión pero a generar interés por la libido o energía sexual siempre presta a explotar. El ser humano y algunos primates como el chimpancé y el bonobo practican el sexo por simple placer, pero en el caso humano el afán de lucro y beneficios han convertido el sexo en una industria que cuenta con cientos de catedrales para promover su consumo Y así también la visión degenerada del mismo. Así como los griegos teorizaron acerca del amor Pasional y erótico también se refirieron al amor filial, aquel que se produce en el regazo familiar, papá, mamá y los hijos. Pero también se refieren al amor propio y la autoestima a esa preocupación por usted mismo, también entre griegos hubo desenfreno y exceso en lo personal llegando a tener una preocupación extrema por la figura personal. El narcisismo es de origen griego Narciso se exponía ante las aguas cristalinas para observar su belleza y contornos estéticos. También los griegos abordan el amor expresado en la preocupación con el otro, en la necesidad de generar filantropía y fraternidad, es el amor fraterno. La sociedad contemporánea ha cosificado el amor y la amistad, ha inducido para que se entienda como una cosa o mercancía capaz de asumir valor de cambio y uso en el mercado ha reducido la dignidad humana ha pulverizado los principios morales ya que todo se focaliza a las ansias de ganancia. El supuesto principio de la libertad se ejerce y se esgrime de formas convenientes y oportunas a los interesados. Las catedrales del consumo son capaces de poner precio al amor y la amistad. “El tamaño y la calidad” del amor son proporcionales al regalo con el cual se pueda expresar; desde esta lógica sólo ama y tiene amigos Quién es capaz de prodigar regalos, prebendas y canonjías. Ya el amor y la amistad no son una condición humana sino una mercancía que se expresan a través de una cosa un objeto; también la conciencia volátil del ser humano contemporáneo al cual se le ha llevado a asumir la felicidad como la capacidad de adquirir bienes y servicios contribuyen a alimentar esta tendencia. La sociedad contemporánea y posmoderna tiene millones de seres humanos que padecen hastío, vacío existencial, aburrimiento, ausencia de orientación. Están zombificados no saben Hacia dónde van, pero lo más distraídos también inducido a lo que Tomas Hobbes denominó bajos instintos que empujan al hombre a la guerra, la confrontación. En la presente sociedad agoniza Eros porque la lujuria, lascivia y la preocupación extrema hacia la libido han sesgado el sexo y las relaciones próximas hacia el desenfreno. Los abundantes embarazos en adolescentes que se observan en la sociedad dominicana son una muestra de la aberración En qué se ha convertido la vida sexual. El ser humano ha sido acorralado, arrinconado y zarandeado moralmente hasta la condición de etéreo, amoral, incoloro, inodoro y amorfo. La sociedad líquida ha robado la forma y el contenido de la vida social. Lo ha trivializado y banalizado todo.

El autor es Dr. en Educación.

Sobre El Autor

- Lic. en Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.