Publicado el: jue, Jul 19th, 2018

Panorama Educativo – La evaluación del profesorado

Por Luciano Filpo

República Dominicana es un país insólito, una ficción, vive de un asombro en otro. Una mala noticia es sustituida por una catastrófica. Se crea una crisis desde la Esfera oficial para justificar una solución, con la misma se genera inversión, comisión, coima y hasta prebenda. En la semana pasada se hablaba de los papeles de la diputada Faride Raful, en los cuales se pone de manifiesto, como el lobista brasileiro de ODEBRECHT, Joao Santana condenado por soborno en su país y preso, seguía cobrando sumas millonarias al Estado dominicano. Esta semana está copada por el tema anterior y el informe de la evaluación del desempeño que se aplicó al magisterio Nacional por el Ministerio de Educación. La supuesta sorpresa ha sido la baja calificación de los docentes, pero no se Procura profundizar en las raíces del problema. Cuál ha sido la realidad diagnostica del profesorado nacional ¿Cuál ha sido el rol de los centros de formación del profesorado en el país? ¿Cuál es el real papel de los llamados concursos de oposición para Designar un profesor en una plaza de trabajo?; los mecanismos de supervisión y acompañamiento de los docentes en sus centros de trabajo, rol de gestión de los centros en la búsqueda de la calidad. Esos resultados pocos halagüeños no pueden ser sorpresa, no se puede dar lo que no se posee, esos resultados reflejan el desfase del cuerpo profesoral, también reflejan la equivocada dirección del 4%, el cual ha sido usado para hacer negocios más que para mejorar la calidad del profesorado.

La evaluación del desempeño es un escalón obligatorio en la búsqueda de la calidad. Tanto la educación basada en objetivos como aquella inspirada en las competencias requieren profesionales actualizados, diligentes, dinámicos y dispuestos a corregir falencias y debilidades. La búsqueda de capacidades tanto en el profesorado como en los alumnos requieren visión, fines, valores y compromisos con la búsqueda de la calidad. Calidad y eficiencia no pueden ser una mera Consigna del mercado, de la visión neoliberal que ve en la escuela una empresa más, que debe eficientizar el producto que lanza al mercado. Según Ken Robinson la educación debe promover la creatividad y la Innovación; para ofrecer estos derivados el maestro debe ser creativo, debe estar formado para nuevos entornos pedagógicos, debe superar la anquilosada visión de la escuela vista como una herramienta para formar peones, para el mundo de la empresa y la fábrica. La educación de la Revolución Industrial quería personas para el mundo del trabajo, ser obreros, maquinistas, operadores, manager. La educación de hoy, de la época postmoderna procura o gestióna la formación de profesionales para el mundo del servicio y las comunicaciones que caracterizan los nuevos entornos.

En el sistema educativo dominicano no se han focalizado los recursos para actualizar los contenidos y los docentes. Los recursos del 4% para la educación se han focalizado en negocios adyacentes a la educación o inherentes a la misma: construcción de centros, adquisición de solares, impresión de libros de textos, el desayuno y la merienda escolar son las prioridades. La formación docente es lo último en la agenda del Ministerio de Educación, los resultados de la evaluación no son una ficción, son una realidad es el producto del profesorado que medra en las aulas de las escuelas del país. Solo un 3% es excelente; 23% cae en una categoría de muy buena y cerca de un 30% cae en una categoría de buena; otros se colocan en una categoría de insuficiencia… Este es el resultado de lo que tenemos de lo que se ha formado, de lo que se ha invertido. Dentro de la crisis de las humanidades invertir en recursos humanos es algo secundario. El magisterio dominicano arrastra fallas de origen, proviene de los estratos más bajos de la sociedad, no hay una valoración atinada y adecuada del profesional de la educación. Estudian educación personas provenientes de la clase baja y media baja; en la clase alta y media No hay proclividad a ser docentes; otros factores influyen en el ambiente y entorno escolar: transculturación, violencia escolar, confusión axiológica, influencia de las redes sociales; el exceso de liberalidad, la pérdida de la autoridad en la figura del maestro son factores adversos al buen desempeño. La incompetencia de muchos docentes frente a situaciones profesionales Y ante la población académica, los induce a mostrar padecimientos de ansiedad, estrés, problemas de la piel, trastornos psicológicos. El maestro de hoy se halla asediado por el entorno y la descomposición social que se observa, se busca endilgar a la escuela y los maestros, pero la escuela y el magisterio son sólo un eslabón en la formación de valores y la conformación ética del ciudadano. No bastan las consignas de Giroux, Freire, Chomsky, Carr, Kenmy que sostienen que el maestro debe ser un líder, guía, facilitador que anima motiva despierta la pasión en el educando, pero el entorno de hoy requiere de ese articulador de situaciones que dominan las teorías pedagógicas, que se refieren a las inteligencias múltiples, que manejan los paradigmas crítico, interpretativo y cognitivo. Los retos y desafíos del maestro actual son mayores que aquellos afrontados por generaciones pasadas; el proceso educativo se hace horizontal, los nuevos esquemas posmodernos niegan las grandes leyendas, los meta relatos, defienden los derechos de las minorías. La autoridad se ha relativizado, hoy se habla de educación prohibida o de aquella tendencia a inducir a los educandos a procesos ajenos a sus intereses. En conclusión el proceso de evaluación del desempeño no ha sido sorpresa ha reflejado la realidad y coloca el sistema educativo local en la perspectiva de andar tras sus pasos y hacer una revisión de la inversión en la educación. Hace falta más inversión en la capacitación del magisterio. No sé hasta dónde un taller o un diplomado permiten actualizar al profesorado, esas falencias ancestrales requieren iniciativas más contundentes para a su vez y esperar resultados más positivos. La inversión en educación debe ser estratégica y orientadas a alcanzar metas tangibles.

El autor es Dr. en Educación.

Sobre El Autor

- Lic. en Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.