Publicado el: jue, Abr 5th, 2018

Panorama educativo – La generación liquida

Por Luciano Filpo

El recién finado sociólogo polaco Zygmund Bauman produjo una abundante literatura referida a la sociedad posmoderna, pero que él mismo la denominó sociedad líquida, en esa misma línea Acuña los títulos de Miedo Líquido, Amor Líquido, Soledad Líquida, Educación Líquida; Y de forma post morten aparece la Generación Líquida; todos sus textos se encaminan a teorizar los vericuetos, las aparentes sin razones de la sociedad posmoderna o lo que el mismo denomina “Las consecuencias perversas de la modernidad”. Baumann es un filósofo de origen judío su familia vivió en los ghetos y fue perseguida por la SS y la Gestapo que eran los cuerpos de seguridad y vigilancia del nazi-fascismo, corriente del pensamiento totalitario que pretendía instaurar en Europa un sistema racial que daba preminencia al blanco ario y subordinada a los latinos, judíos, gitanos, negros, homosexuales. La modernidad ha sido una categoría filosófica que se empleó para hablar de lo nuevo, pero sobre todo de la razón, de la capacidad de abstraer en el ser humano; los filósofos de la Ilustración hicieron de la modernidad un catecismo, apostaban que el hombre se redimiría de la pobreza la ignorancia y la desigualdad por medio de la razón. La modernidad cuestiona la escolástica, el espíritu religioso, inquisidor, la esclavitud y sus secuelas. La filosofía de la Ilustración promueve tres principios básicos que resaltan el pensamiento ilustrado y moderno: igualdad, libertad y fraternidad los cuales son recogidos por las revoluciones burguesas del siglo XVIII: la norteamericana y la francesa. El tiempo moderno evolucionó, generó muchos cambios, pero profundizó las desigualdades, construyó nuevas formas de esclavitud o alienación ya sea social cultural, económica y política. En las consecuencias perversas de “La modernidad” el autor pone de manifiesto la deshumanización, la capacidad de destrucción a través de la guerra, la guerra como espectáculo y como producto se comercializa en los grandes medios o cadenas. Es horrible, absurdo ir al holocausto, genocidio o la destrucción sin ningún cuestionamiento más que los gastados argumentos de la seguridad nacional, la amenaza a la supuesta integridad, el patriotismo una categoría en cuestionamiento. Para los jóvenes era más obligatorio ir al servicio militar obligatorio que a la escuela; también esta sociedad moderna manufactura el riesgo: ambiental sanitario, bacteriológico a la pandemia o guerra. Esta sociedad concentra la riqueza así como excluye, invisibiliza a los gobernados y marginados en la distribución del Poder y la riqueza. Para Bauman la sociedad líquida no tiene forma o asiento, depende de los Caprichos de grupos del diseño de políticas de dominación y control cultural. Según Giovanni Sartori esta sociedad se encamina a ser pensada y dirigida por pequeñas élites que lo organizan y piensan todo, se ha reducido la capacidad de pensamiento, discernimiento y raciocinio, es decir el Homo se ha debilitado ha reducido la capacidad de comprensión de la realidad no obstante disponer de mayor cúmulo de información. Se está ante la cultura de la imagen se da preferencia a lo visual, lúdico, pintoresco y jocoso. Asimismo se ha deteriorado la vida política, la construcción de ciudadanía y el ejercicio de la democracia. Los movimientos sociales han variado las formas de expresión, también ahora se crean tendencias ficticias aunque es necesario destacar que el poder de las redes sociales ha puesto de manifiesto que no existen fenómenos ocultos que el ser humano ha sido objeto de un proceso de publicidad y exhibición que ponen al desnudo el vacío existencial y la banalidades que se anidan en los seres humanos de hoy. La generación líquida tiene muchas posibilidades, pero un Horizonte poco claro; la sociedad líquida o posmoderna reduce el tiempo al presente, no importa el pasado y el futuro sólo vale el Aquí y ahora y sus circunstancias. Ese Aquí y ahora está permeado por unos valores consumistas que han cosificado las relaciones sociales familiares y sentimentales. Se está ante un ser humano que valora poco la vida reduce la dignidad humana a bienes o cosas materiales se es persona en tanto se exhiben bienes materiales o estilos de vida que expresan su adhesión a la sociedad del consumo. Muy bien apunta Baumann la felicidad de las personas en el mundo contemporáneo se reduce a la capacidad compulsiva de obtener y consumir mercancía ya sean estás culturales o físicas. Para Baumann se está ante una ceguera moral todo se justifica si resulta redituable para el individuo, también sostiene el autor que la sociedad líquida y su generación se hayan sitiados y acosados por un secularismo, por unas carencias humanas que reducen el valor por la vida. Existen legislaciones que ponen de manifiesto las paradojas del ser humano hoy. En Estados Unidos se adquiere más fácil un arma de fuego que un medicamento; la penalización del aborto… La República Dominicana es uno de los países con mayor índice de muertos por accidente; la ausencia de una legislación que se cumpla, la impunidad y el caos social que se está viviendo muestran la actitud suicida de una generación con escasez o ningunas oportunidades de superación. La generación líquida es inmediatista, consumista, pero también es sensible y con la misma se deben articular esfuerzos en la construcción de una nueva y activa ciudadanía. Según Gianni Vattimo se está en la época del pensamiento débil, es decir donde marejadas de ideas sacuden los cimientos morales, éticos, políticos y religiosos de las sociedades contemporáneas.

El autor es Dr. en Educación.

Sobre El Autor

- Lic. en Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.