Publicado el: Lun, Feb 5th, 2018

Panorama educativo – La juventud dominicana

Por Luciano Filpo

En honor a San Juan Bosco se conmemora en el país el Día Nacional de la Juventud (31-1-2018). El sacerdote italiano fue abanderado de construir Esperanza para los jóvenes marginado. Su preocupación por crear oportunidades desde la escuela lo ha llevado a merecer el título de padre de la educación profesional. Don Bosco coadyuva a la creación de los politécnicos y escuelas agrícola salesiana inspiradas en promover el desarrollo de capacidades y habilidades para el trabajo. El joven dominicano es un titán se enfrenta a las adversidades más notorias y no obstante las caídas siempre termina erguido. Desde los días de la independencia El joven va enfrentando avatares, anomias, arritmias sociales. Una sociedad con una estructura productiva y social poco evolucionada, con sectores retardatarios y representantes de un pasado atávico negadora de la esperanza de triunfo y Porvenir que se alberga en cada joven. La historia nacional está llena de eventos egregios donde se han articulado jóvenes: los trinitarios, los restauradores, los gavilleros, los panfleteros, palmeros y todos los que han continuado en la era post Trujillo son un ejemplo. La juventud dominicana tiene una constitución de Guayacán capaz de resistir la más grande embestida y aún Mostrar esperanza de que se puede construir una sociedad mejor. El diagnóstico social de la juventud es poco halagueña: cerca de 800 000 jóvenes ni estudian ni trabajan, cerca de un millón de madres solteras con menos de 30 años, la ausencia de políticas públicas dirigidas a focalizar al joven como espectro de cambio y dinamismo. La educación es una de las pocas vías de movilidad social disponible para los jóvenes, pero menos del 10% de quienes cursan una carrera Universitaria logran insertarse exitosamente en el mercado laboral. Quienes cometen la osadía de estudiar con un crédito educativo terminan hipotecado y con una oferta salarial pirrica, la cual tiende a expulsar al imberbe de su lar nacional. Ante la ignominia de los empleos y salarios que se ofertan en la sociedad dominicana, muchos jóvenes optan por irse del país y asumir oficios poco competitivos, pero oficios. La seducción mediática de la sociedad actual cautiva a los jóvenes, los informa, transcultura, los seduce, pero en medio de la marejada se levantan muchos que han adquirido conciencia ciudadana y son capaces de reclamar la construcción de un mundo más justo, equitativo. Las ilusiones de un joven han cambiado significativamente, todos aspiran a un buen carro, bebida, placer, viajes, recreación… En esta sociedad sin oportunidades el peculado y la corrupción son mecanismos de ascenso social. El éxito social de hoy se basa en Lo superficial, tener cosas acumular objetos, consumir la banalidad. Se ha caído en la llamada levedad del ser ante la carencia de oportunidades y de políticas encaminadas a dar respuestas a los restos que abaten las; la sociedad contemporánea ha cambiado de forma dramática… Las redes sociales han trivializado las relaciones sentimentales y las emociones juveniles. La fragilidad del compromiso ha traído consigo la construcción de amistades volátiles y efímeras. Se ha perdido la presencia por el encuentro con una amistad virtual. El dataísmo es la expresión, la sociedad positiva es el modelo en medio de la amargura y el escepticismo, se induce al Derrotado social a creer que se ha fracasado por sus actitudes, su visión pesimista del mundo y por no contar con el dinamismo y el espíritu emprendedor para encarar esta sociedad. Las estructuras sociales aglutinan El Poder y estratifican a las sociedades. Según Joseph Stiglitz los niños que han nacido ricos pueden ser mediocres, taimados, con coeficiente intelectual bajo pero crecen y mueren ricos mientras que de todos aquellos que nacen en hogares pobres pueden tener todas las habilidades y capacidades reclamadas por la meritocracia social Pero más del 90% crecen y mueren pobres, e0s decir el entorno Donde usted se desarrolla influirá en su devenir social. En República Dominicana existe un ministerio de la juventud el mismo solo hace propuestas mediáticas, pero en los hechos la juventud vive a la deriva social no hay planes para estudio, para el primer empleo, tampoco para la prevención de embarazos… Aquí se continúa inmerso en debates bizantinos carentes de sentido y mensaje. La vida política usa el joven en época de campaña pero los margina y obvian cuando están en el poder. Se los Busca como porristas, pero no como actores de primer orden… El mundo de hoy y sus cambios son favorables a las personas jóvenes por su conexión con la tecnología… No hay políticos para enfrentar la delincuencia juvenil para retener a los jóvenes en las aulas en los espacios de recreación y esparcimiento. Realmente son personas sin oportunidades sin educación y sin sociedad política y civil que encaré la problemática. Tampoco hay un compromiso social del ámbito empresarial el cual es indiferente a la inercia qué anestesia y distrae a la juventud Dominicana. En medio de este panorama incierto donde la anomia parece ser la regla existen muchos jóvenes con la capacidad y el talento para continuar reclamando una sociedad donde se implementen políticas de inclusión hacia el sector juvenil. Ya lo establecía el patricio Juan Pablo Duarte “La juventud es la esperanza de la patria”.

El autor es Dr. en educación.

Sobre El Autor

- Estudiante de término de Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.