Publicado el: jue, Ene 17th, 2019

Panorama Educativo: Las Universidades (I)

Por Luciano Filpo

El mundo clásico grecolatino contiene la génesis de las sociedades occidentales. Corrientes filosóficas, manera de pensar, el arte, el areté y la búsqueda de la excelencia y perfección, la discusión del comportamiento ético y ciudadano, la organización de la vida pública. El ágora, el éforo, el arconte, las diferentes magistraturas romanas, el senado, el cabildo, el derecho romano y la secularización de la vida social, pero sobre todo, el conjunto de reglas para vivir y organizar las provincias. La educación también tiene su génesis entre griegos y romanos. Entre estos pueblos se forjan los grandes maestros: Sócrates platón Aristóteles Séneca Virgilio, Marcos Tulio Cicerón. También se cultivan los pedagogos, quienes conducen o dirigen niños, mientras el maestro era casi siempre un aristócrata, el pedagogo era de origen humilde, de los de abajo. Entre griegos y romanos la educación tenía un carácter vertical. Todo orientado o guiado por el maestro. Claro, eran sociedades esclavistas sin una construcción Clara de los derechos. Un elemento a destacar es que entre los griegos y romanos aparece la democracia y la ciudadanía. La democracia o gobierno popular era esclavista, excluyente, pero otorga derechos y participación. Promueve virtudes ciudadanas las cuales exaltan la participación y el compromiso con la comunidad. Discutir en Las plazas públicas, pagar tributo para embellecer la polis griega o el cabildo romano. La universidad o elevado centro de formación, capacitación se vincula a los grandes maestros de la antigüedad. Se atribuye a platón haber creado La academia o institución de formación de los discípulos. En los anales universitarios La academia platónica es el punto de partida de lo que se erigirá en el período medieval como universidad. Platón es el maestro de la filosofía idealista, de la promoción del pensamiento aristocrático, de la visión dual para explicar la existencia humana. Su obra “La República”, recoge sus principales diálogos; es platón quién recupera el pensamiento socrático y su compromiso con La búsqueda del conocimiento. La mayéutica socrática aún sigue batiendose en aulas universitarias como estrategia para desarrollar el pensamiento lógico y la aproximación a la verdad. Por su lado Aristóteles es el creador del liceo o la escuela secundaria. Con el pensamiento aristotélico se promueve la lógica, la comprensión del ser humano el papel del estado, la ley y la justicia. Su obra “La política” recoge la visión del filósofo estagira respecto de las relaciones sociales, lo social en el ser humano, el pensamiento lógico y la elaboración de un conjunto de categorías filosóficas que organizan y sistematizan la comprensión del mundo. En el mundo medieval es cuando se establece que aparecen las primeras universidades, las cuales tenían un carácter confesional. El período medieval se ubica entre la caída de Roma en el siglo V y la caída de Constantinopla siglo XV, la iglesia católica ejerció la orientación espiritual y educativa de la sociedad. El monasterio, el convento y las escuelas catedralicias fueron los escenarios donde discurría lo que se pudo denominar educación. Aquí se producía un verdadero proceso de adoctrinamiento, encasillar a los discípulos era un verdadero mecanismo de encuadramiento. La época medieval es un período confuso, de creación de miedo, de definición de dogmas: votos de la iglesia: castidad pobreza, obediencia, infalibilidad del papa, definiciones doctrinales, creación de marco jurídico y canónico que lo moldea todo. San Agustín de Hipona y Santo Tomás de Aquino son los principales exponentes del pensamiento medieval con orientación cristiana. “La ciudad de Dios” es una obra agustiniana que representa una especie de maniqueísmo entre la ciudad divina movida por la paz, la eternidad y la tranquilidad; por otro lado la ciudad terrena o del pecado dominado por lo profano, mundano y las diversas peripecias que producen las vivencias de los seres humanos. En el mundo medieval el conocimiento discurre entre doctrinas, tratados teologales, dogmas, conventos y monasterios. El conocimiento debe regirse en el marco del santo oficio y la preservación de la doctrina de la fe. Quiénes osaron salirse de esos esquemas fueron denominados como herejes, espíritus satánicos o brujas. La hoguera y la cruz fueron el anatema para Los inquietos que buscan romper las fronteras del conocimiento. La sociedad medieval fue la sociedad del miedo y los tabúes. La historia de castillos feudales tenebrosos, cuentos de ogros, asimilar animales con demonios, estigmatizar algunos momentos o períodos del ser humano con el satanismo. Santo Tomás de Aquino es una de las figuras más egregias del pensamiento cristiano occidental, continuador del pensamiento aristotélico y gran maestro de la edad Media. Escribió diversos tratados, pero su summa teológica es la máxima expresión de la filosofía medieval, es un intérprete del pensamiento aristotélico promueve la escolástica como método mediador entre el dogma y la razón. Aquino es partidario de una educación integral del ser humano. El pensamiento agustiniano, pero sobre todo el tomista son el referente para la aparición de las primeras universidades. El currículo de la educación medieval estuvo mediado por él Trívium, gramática, lógica y retorica; y por él Cuadrivium, aritmética, geometría, astronomía, derecho y música. Las universidades desde sus orígenes erigieron en este faro de luz que propalaba la filosofía antigua cristiana y medieval las mismos tenían un papel confesional, pero sobre todo eran la expresión del poder de la iglesia de la época…

El autor es Dr. en Educación.

Sobre El Autor

- Lic. en Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.