Publicado el: Jue, dic 15th, 2016

Senado convierte en ley el Código Penal casi 20 años después

image_content_7615155_20161214221118El Senado convirtió en ley ayer, al aprobar de urgencia y en dos sesiones consecutivas, el Código Penal que establece la acumulación de la pena hasta 60 años de prisión, establece la penalidad del aborto, eleva la pena máxima de 30 a 40 años de cárcel y castiga el feminicidio con 40 años de prisión.

La iniciativa fue aprobada, tal y como la remitió la Cámara de Diputados, y pasa ahora al Poder Ejecutivo para su promulgación u observación. Los senadores rechazaron la solicitud del senador de Santiago, Julio César Valentín, de agregar un párrafo en el que se estableciera la causales por las que se permitiría un aborto.

Los senadores también aprobaron, de urgencia, y en dos sesiones consecutivas, el proyecto que modifica la ley 260-15 de Presupuesto General del Estado del año 2016, que autoriza al Poder Ejecutivo a reasignar RD$11,802 millones entre varias instituciones gubernamentales.

Además, fue convertido en ley el proyecto que autoriza al Banco de Reservas a a financiar hasta por un monto no mayor a RD$1,200 millones a organismos del sector público descentralizados y autónomos para el pago de la regalía pascual.

Préstamo al Metro
La Cámara de Diputados aprobó ayer varios contratos de financiamiento para la Línea II del Metro de Santo Domingo por un valor conjunto de EU$ 74.5 millones que incluye dos líneas de crédito y un contrato comercial con el consorcio EURODOM2 con críticas de las bancadas opositoras por hacia la política de endeudamiento público.

Se trata dos líneas de crédito con el Banco Santander por 42, 012, 926. 41 euros y otra por 32, 496, 541. 08 euros para ser utilizados en el para ser utilizados en la extensión de la Línea II del Metro. Estos contratos incluyen la operación.

Sobre El Autor

- Estudiante de término de Comunicación Social

sonomaster publicidad abajo

Interactúa con tu comentario

Elpoder.com.do No acepta comentarios inmorales, difamatorios, degradantes, ofensivos e injuriosos por respeto a nuestros colaboradores
y lectores. Respetamos la diversidad de raza, simpatía política, religiosa, orientación sexual u otra índole que atente la moral de las personas.
Trabajamos con objetividad y criterio de responsabilidad, respetando la libertad de expresión de nuestros lectores, apegados al libre acceso
a la información pública.